Paredes de la Esperanza / La Escuela de Arte y Taller Abierto de Perquin

Acompañando a los artistas de murales móviles

Han pasado un tiempo desde cuando se realizó el primer mural con un grupo de personas a los cuales acompañamos en el proceso de exhumación, desde lo psicosocial. En el pasar del tiempo se han realizado varias acciones con el mural, intentamos como organización que se dinamice esta herramienta que se construyo junto con los familiares, con las palabras surgidas desde su pensamiento y sentimiento que fueron hilando las historias de cada uno y armando el tejido de lo narrado con el apoyo de las maestras de la escuela de arte abierto de Perquín, El Salvador. Han quedado en el mural móvil en imágenes y colores todas esas palabras, en armonía y con el sentido motivador de hablar de eso que es difícil de hablar, esa vivencia de estar en medio de una guerra, sus efectos y cómo quieren en un futuro vivir.

El mural ha recorrido algunas comunidades de donde vinieron los artistas, ellas y ellos han compartido su experiencia de hacerlo y por qué hacerlo, preguntan a quiénes les escuchan ¿qué les parece el trabajo? Las personas responden que todo está bien, que es cierto, que nada es mentira y que están concientes de que falta mucho por contar, que no alcanza toda la tela para contar y hablar.

Las experiencias han variado, primero en sus comunidades y grupos cercanos, después con grupos de varias comunidades dentro del mismo contexto del ECAP, y ahora se ha ampliado el espacio. La oportunidad de exponerlo frente a unos maestros de la ciudad, rompe esto de solo con los grupos del ECAP y comentan “quién iba a decir que ahora nosotros les enseñamos a los maestros”, “y nosotros no sabemos leer ni escribir”  y así otros comentarios donde podemos ver en ellos como se van apropiando de esa valoración de su palabra, de sus imágenes, que tienen las capacidades para enseñar, que depende del grupo que se anime a seguir contando la historia y que otros también se animen a contarla. Es fuerza, autoayuda, reflexión, apoyo, análisis que van surgiendo y les fortalece, que lo muestran cuando vuelven a sus grupos. Cuando hablan con otras personas de lo que hacen, sus logros y de las nuevas ideas que llevan.

La última exposición ha sido en uno de los departamentos mas lejanos de todos los lugares El Petén, específicamente en Flores, solo dos representantes de todo el grupo a participado, la presentación ha sido en el parque municipal y el otro en la presentación de cómo han avanzado las recomendaciones del REMHI[1], conmemoración de la entrega del mismo y asesinato de Mons. Gerardi que fue quién tuvo esta iniciativa del REMHI. En la presencia de las personas mas desconocidas por los familiares ha sido la presentación, de los presentes algunas, identificadas por el dolor que han vivido durante la violencia política en Guatemala, el desplazamiento, sobrevivientes de masacres, personas que tienen alguna responsabilidad de acompañar a personas que están en la lucha de una mejor calidad de vida. Ellas después de su exposición motivaron con sus palabras el arranque de aplausos por el trabajo expuesto, palabras de ánimo y felicitaciones para el grupo y han provocado preguntas de que si pueden exponer el mural en otros lugares, si las imágenes son de un mismo lugar. Evocaron recuerdos en las personas, señalando los espectadores en el mural….eso se parece a X lugar, así lo viví yo, así me contaron…

Al finalizar comentan que se sienten satisfechas, que tienen que seguir haciendo la lucha, de dejar a veces su cotidianeidad, para mostrar lo que hacen. Que “no de por gusto” estuvieron una semana en Antigua Guatemala trabajando el mural.

Como acompañamiento, que no es solo de presencia física, va mas allá de preguntar, responder a las preguntas que el grupo hace, es vivir, compartir con ellas y ellos esas alegrías de crecimiento, de verse como van cambiando, que realizan y se apropian del ejercicio de hablar con mas seguridad, expresando sus temores, inquietudes, molestias, opiniones; que te pueden ver a los ojos y expresarte como se sienten, con franqueza y sin titubear  “voy hablar de esto y en mi idioma”, “aunque mi español es poco, pero despacito me salen mis ideas, sino hago la lucha seguiré igual y no debe ser así” Nosotros como organizaciones motivamos, facilitamos, generamos, provocamos que ellos se expresen de esta manera, entonces de forma corresponsal a estos resultados, seguimos apoyando, sintiendo y viendo con ellos como una herramienta de mural va mas allá que un cuadro expuesto en la pared. Pues es necesaria la palabra con el mural para tener ese matiz de más vida y que surjan esos diálogos entre quiénes lo hicieron y quiénes lo miran y escuchan. Es frustrante que no todo el grupo se pueda movilizar para exponer el mural, pero poco a poco van saliendo los artistas a otros lugares, tomando en cuenta que también tienen sus familias y hay que trabajar para aportar y sostenerla. Esta es la visión de una persona que acompaña, pero hay mas, voces que habría que escuchar y leer de la experiencia de estar con ellas y ellos.

Es una alegría el caminar con artistas como les llamaron y en momentos así se llaman, pero hay que estar concientes de todo lo que llevan y lo nuevo que va surgiendo en ellos, para el beneficio de todos, ellos mismos, sus hijos, sus nietos, su comunidad, su grupo…

 

Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial –ECAP-

Región Ixil

Lidia Pretzantzín

Guatemala




[1] REMHI- Informe sobre la Recuperación de la Memoria Histórica, realizado por la iglesia católica de Guatemala.

Los comentarios están cerrados.